Sos el Juan Vainas número:


Contador gratis

03 junio 2010

La Culpa del Tico


Habrán notado ustedes que los ticos, lingüísticamente hablando, somos inocencia pura? Habrán notado que la culpa nunca es mía cuando alguna desgracia, evento, imprevisto, o sustillo acontece?

Habrán notado ustedes que simplemente le hechamos la culpa a todo y todos?

Por ejemplo, hace unos días hablaba con mi amiga KitJo sobre nuestras (muy tradicionales) llegadas tardías, y no reíamos de la pobre escusa de “Es que me dejó el bus”. Por las tres divinas personas: el bus no deja a nadie!! Usted se levantó tarde y no llegó a tiempo para abordarlo… la culpa NO es del bus!

Y que tal cuando sostenemos algo frágil en nuestras manos y en un microsegundo está hecho añicos contra el suelo?? La frase seguida es “jueputa, se cayó el vaso!!” los vasos no se caen solos mire usté!! O hablaremos ahora de un vaso suicida??

Y que decir cuando la frase va mas allá: “es que se quebró!” “di… se perdió” “se me jodió el celular

Y a todo nivel evitamos aceptar la culpabilidad. Que les parece cuando trasnochamos, nos emborrachamos y pasamos un día de perros con la goma al siguiente día: “que hijueputa guaro, mejor tomaré birra” o “me cayeron mas las bocas”.

Los ticos en resumen tenemos una pésima suerte (tanta que las cosas inanimadas se quiebran, caen o rompen solas), una excelente actitud (“que madre el bus me ha dejado toda la semana, ya mejor ni me levanto temprano”) y como dicen los estudios, somos los mas felices del mundo. ( “Acharita, se despichó esta madre, pero la verdá, me vale gorro”)